La era dorada de la danza oriental y sus exponentes

Samia Gamal

Su nombre real es Zinab Khalil Ibrahim, nació el 27 de mayo de 1924 en El Cairo.

En 1940 conoció a un funcionario que la llevó al Casino Ópera de Badia Masabni a ver uno de los ensayos para la temporada de invierno de. Ella tenía 16 años y allí conoció a la bailarina estrella de ese momento en el Casino, Tahia Karioca. Badia Masabni la aceptó entre sus bailarinas y le cambió el nombre por el de Samia Gamal.

Shokry Mohamed cuenta en su libro El reinado de las bailarinas que el día del estreno como bailarina solista, al salir al escenario se desmayó. En el camerino, le dieron una copa de brandy para animarla y al regresar al escenario, antes de abrir el telón, pidió una segunda. Salió a bailar como nunca dejando al público perplejo.

En 1944, ya con 20 años y más experiencia, deja el Casino de Badia y la contratan en la Sala El Doltz. Mientras bailaba, en un giro se le rompió el tacón del zapato derecho, ella se quitó los zapatos y continuó bailando descalza. Desde entonces bailó descalza, y muchas bailarinas la imitaron.

Más tarde, se enteró que Badia estaba enferma y le pidió que volviera a bailar en su Casino. Samia accedió y volvió a bailar junto Tahia Karioca.

Samia Gamal tuvo un romance con el cantante, compositor y virtuoso de laúd, Farid El-Atrache. Con él realiza su primera película juntos: “Habeb el-Omr” (Amor de mi vida).

El estreno de la película fue un éxito sin precedentes y la prensa hablaba también sobre su romance. Desde este momento, deja de bailar en el Casino y en el resto de salas de fiestas y se dedica de lleno al cine. Trabaja junto a Farid como pareja protagonista en muchas películas de distintos directores, y se convierten pronto en la pareja ideal del cine egipcio.

Era 1950 y Samia tenía tal fama que fue a Europa para bailar representando a Egipto, y bailó descalza para el Rey Farouk, quién se encaprichó de ella, a pesar de que sabía la relación que tenía con Farid El-Atrache, y la nombró “Bailarina nacional de Egipto”.

Más tarde Samia rompe su relación con Farid y en Estados Unidos conoció al millonario de Texas Sheppard King III, quién se convierte al Islam bajo el nombre de Abdallah King. Con su matrimonio, se impulsa su carrera por Estados Unidos.

A su vuelta a Egipto sigue rodando más películas y se casa en 1958 con Rushdy Abaza, un galán de cine de los años sesenta. El matrimonio dura hasta 1977 y juntos tienen una hija, Quismet. Juntos grabaron como protagonistas varias películas entre 1959 y 1972, pero no tuvieron tanto éxito como lo tenían Samia y Farid.

El 1 de diciembre de 1994 fallece con 71 años por cáncer y a su funeral solo asistió su única amiga Tahia Karioca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s